5 VECES QUE EL SCRAPBOOK FUE MEJOR QUE PHOTOSHOP



No hace falta que este sea otro post que habla sobre el mundo digital y cómo las tecnologías se han metido en nuestras vidas para dominarlo todo (todo). Pero, aunque sin quererlo, es necesario hacer una pequeña referencia al mundo actual, en el cual todo se imprime, se diseña en Photoshop (o Paint en su defecto, dependiendo habilidades), y lo que no salió bien se imprime de nuevo.

Para ocaciones festivas, si de hacer tarjetas se trata, existen los famosos imprimibles, que son tarhetas pre-hechas para imprimir que luego se completan a mano, o simplemente Google, que con tipear "tarjetas para día de la madre" nos ofrece millones de resultados de todos los gustos, colores y estilos. Para los más habilidosos y más intrépidos de la tecnología, Photoshop permite crear un sinfín de tarjetas, recuerdos e invitaciones que se imprimen por montón y permiten que todo quede perfectamente diseñado.

¿Y si no queremos que todo quede perfectamente diseñado? ¿Si no queremos un diseño impreso mil veces? Qué hay si queremos algo único, irrepetible, con las imperfecciones de lo hecho a mano, la creatividad del diseño gráfico, y la huella personal de los crafts.

Así es, queridos lectores, como entra en escena el scrapbook. Famoso por ser la técnica para hacer álbumes de fotos, recuerdos y demás, la técnica del scrapbook nos permite crear tarjetas únicas que nadie nos puede copiar (o sí, pero nunca logrará el diseño original) y que no las imprime ningún imprentero por miles. 

Por eso, estas son las 10 veces que el scrapbook lo hizo mejor que Photoshop:



Es un trabajo 3D, ¿se entiende? Cada detalle es una delicia, y no hace falta usar ni un comando de Photoshop.



¿Tenés que envolver un regalo? La mejor idea es, siempre, scrapbook.




Esto sirve para todo, es demasiado genial.



Un toque vintage para una pieza super bonita.


¿No te convenciste todavía? Date una vuelta por nuestro Pinterest board de scrapbook, te va a encantar.

Comentarios