CÓMO CUIDAR LAS CARCAZAS DE SILICONA



No hay duda que estilizar el celular es casi tan importante como usar zapatos, hoy en día. Digo casi porque hay casos en que estilizar un celular puede ser más importante que los zapatos que se están usando.
¿Y cómo? Con carcazas. De silicona, con agua y glitter, de plástico rígido, de goma… Las opciones son miles e interminables, y al final del día, como el celular ha pasado a ser una clara prótesis de nuestro cuerpo, la forma en que lo customizamos también habla de cómo y quién somos.
Las carcasas de silicona son una opción para aquellas personas que no le tienen miedo a la incomodidad y que, generalmente, no llevan el celular en el bolsillo. Son lindas, alegres, con diseños variados y muy, muy originales.



El problema viene cuando las dejamos de usar y las guardamos. La carcaza de silicona (que, aparentemente, no es de silicona pura, ya que no debería pasarle esto) adquiere una película de algo así como una “baba” que parece que la carcaza está perdida y no la podemos usar más. ¿Cuándo pasa esto? Una vez guardada y dejada por un largo tiempo. Esta “baba” suele adherir pelusa y todo tipo de polvo, así que puede ser realmente desagradable.

PERO la carcasa no está perdida: usualmente se sale fácil con un trapo seco. No con agua, el agua suele empeorar las cosas. La solución más simple es una franela seca, pasándola con ímpetu sobre la superficie, y saca todo, desde la baba hasta el polvo.


¿Sabían que pasaba esto? Ahora lo saben, y saben cómo solucionarlo. 

Comentarios